Efemérides

Efeméride: 7 de enero de 1610. Descubrimiento de satélites galileanos

El 7 de enero de 1610, hace 411 años, el astrónomo Galileo Galilei vio cuatro “estrellas” pequeñas cerca de Júpiter. Había descubierto las cuatro lunas más grandes de Júpiter, que ahora se llaman Io, Europa, Ganymede y Callisto. Estas cuatro lunas hoy se conocen como los satélites de Galileo.

Estas “estrellas” las observó a través de un telescopio casero. En un principio pensó que se trataban de tres estrellas cercanas a Júpiter, que formaban una línea que atravesaba el planeta. La siguiente noche, estas estrellas parecían haberse movido en la dirección errónea, lo que llamó su atención. Galileo continuó observando a estas estrellas y a Júpiter durante la siguiente semana. El 11 de Enero apareció una cuarta estrella (que luego resultaría ser Ganímedes).

Después de una semana, Galileo había observado que las cuatro estrellas nunca abandonaban la vecindad de Júpiter y parecían moverse con el planeta, cambiando su posición respecto a las otras y a Júpiter. Finalmente, Galileo determinó que lo que había estado observando no eran estrellas, sino cuerpos planetarios que estaban en órbita alrededor de Júpiter. Este descubrimiento confirmó la validez del sistema Copernicano y demostró que todas las cosas no giran alrededor de la Tierra.

Galileo llamó originalmente a las lunas de Júpiter “Planetas Medicianos”, en honor de la familia Medici y se refirió a las lunas de forma individual mediante los números I, II, III y IV. El sistema de Galileo se emplearía durante un par de siglos. No sería hasta la mitad del siglo XIX que los nombres de las lunas Galileanas: Io, Europa, Ganimedes y Calisto, serían oficialmente adoptados, y sólo después llego a ser evidente que identificar las lunas mediante números podría ser bastante confuso a medida que fuesen descubriéndose nuevas lunas adicionales (las cuales actualmente, al día de la fecha, son 79).

Galileo publicó sus observaciones en Sidereus Nuncius en Marzo de 1610.

“Debo revelar y hacer público al mundo la ocasión del descubrimiento y observación de cuatro Planetas, nunca vistos desde el principio del mundo hasta nuestros días, sus posiciones, y las observaciones hechas durante los dos últimos meses de sus movimientos y sus cambios de magnitud; y yo convoco a todos los astrónomos que se apliquen en su examen y determinen sus períodos, que no me ha sido permitido conseguir hasta la fecha . . .

El séptimo día de Enero del presente año, 1610, en la primera hora de la siguiente noche, cuando estaba yo viendo las constelaciones de los cielos a través de un telescopio, el planeta Júpiter se presentó ante mi vista y como quiera que yo me había preparado un instrumento excelente, observé una circunstancia que nunca antes había sido capaz de ver, a saber, tres pequeñas estrellas, pequeñas pero muy brillantes, estaban cerca del planeta; y aunque yo creí que pertenecían al conjunto de estrellas fijas, hicieron sin embargo que reflexionase, porque parecían estar situadas formando una línea recta perfecta, paralela a la eclíptica, y ser más brillantes que el resto de las estrellas, igual que ellas en magnitud . . .

Cuando el 8 de Enero, guiado por una cierta fatalidad, volví a mirar a la misma zona de los cielos, encontré un estado de las cosas muy diferente, ya que las tres pequeñas estrellas estaban todas al oeste de Júpiter, y más cercanas entre si que la noche anterior.”

Galileo Galilei en Sidereus Nuncius en Marzo de 1610.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.